fbpx
La dieta mediterránea | Samoa Restaurant
942
post-template-default,single,single-post,postid-942,single-format-standard,ajax_fade,page_not_loaded,,select-child-theme-ver-1.0.0,select-theme-ver-4.6,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.3,vc_responsive

La dieta mediterránea

dieta mediterránea

La dieta mediterránea

¿Qué es la dieta mediterránea?

La dieta mediterránea es una valiosa herencia cultural que representa mucho más que una simple pauta nutricional, rica y saludable. Es un estilo de vida equilibrado que recoge recetas, formas de cocinar, celebraciones, costumbres, productos típicos y actividades humanas diversas.

En términos de alimentación, la dieta mediterránea se basa en los ingredientes propios de la agricultura local de los países con clima mediterráneo, fundamentalmente España e Italia. Se resume en reducir el consumo de carnes e hidratos de carbono en beneficio de más alimentos vegetales y grasas monoinsaturadas.

Alimentos básicos que integran la dieta mediterránea

Entre los ingredientes recomendados están las verduras y legumbres, la fruta, el pescado, las carnes blancas, la pasta, el arroz y los frutos secos, además del consumo de vino con moderación. Otro de los productos más recomendados es el aceite de oliva, que gracias al ácido oleico y a sus grasas de origen vegetal disminuye el riesgo de padecer obstrucciones en las arterias, y tiene un alto contenido en carotenos y vitamina E. La dieta mediterránea promueve el consumo de aceite de oliva frente a otros tipos de aceite y especialmente frente a la mantequilla. En este patrón alimentario escasean productos como las carnes rojas, los dulces y los huevos.

La dieta mediterránea también tiene en cuenta las recetas típicas de estos lugares, elaboradas con productos de temporada, así como las formas de cocinar tradicionales y otros factores culturales como el hábito de las comidas compartidas en familia o con amigos, las tradiciones y las celebraciones.

 

comida, de madera, delicioso

 

¿Cómo consumir lo alimentos básicos?

 

En la dieta mediterránea destaca el alto consumo de frutas y hortalizas frescas de temporada. La mejor manera de consumirlas es, siempre que sea posible, crudas para así aprovechar todas sus cualidades y nutrientes.

Como fuente principal de grasa destaca el aceite de oliva, siendo la dosis diaria recomendada unas dos cucharadas soperas por persona.

Los cereales y las legumbres son los alimentos que aportan la energía del Mediterráneo, y son también la fuente principal de hidratos de carbono complejos y fibras vegetales. Destacan, entre ellos: el trigo, las lentejas, los garbanzos y las judías.

En la dieta mediterránea también destaca el alto consumo de frutos secos. Éstos son ricos en  ácidos grasos saludables, vitaminas, especialmente vitamina E y minerales nutritivos.

El pescado azul es la principal fuente de proteínas en la dieta mediterránea, así como de ácidos grasos Omega 3 y Omega 6.

Los lácteos son el gran aporte de calcio y de vitaminas liposolubles, así como, también de bacterias digestivas, que favorecen la correcta digestión y previenen el estreñimiento.

En cuanto a las carnes, en la dieta mediterránea se consumen con moderación, en concreto la carne roja. En los países de la dieta mediterránea se crían, especialmente, ovejas, corderos y cabras.

 

dieta mediterránea aceite de oliva

¿En qué países se consume la dieta mediterránea?

Los países que engloba la dieta mediterránea son aquellos que tienen áreas de cultivo en torno al Mar Mediterráneo como: Grecia, Oriente Próximo, la Península Ibérica, Italia y los países balcánicos. Todos ellos, además, tienen unas condiciones climáticas óptimas para el cultivo y la siembra de los ingredientes que forman parte de esta dieta.

Beneficios para la salud de la dieta mediterránea

Los beneficios para la salud que supone esta dieta son más significativos cuando se combinan con el ejercicio físico. Este ha de ser moderado, pero a ser posible ha de realizarse durante al menos 30 minutos diarios, cinco días por semana. En caso de que por razones de tiempo resulte complicado, se ha de hacer con la máxima regularidad que se pueda. Opciones como caminar a paso ligero, correr, la natación o el ciclismo resultan aconsejables, pero también se puede recurrir a cualquier otro deporte o actividad que ayude a la quema de calorías y grasas, así como a un mantenimiento físico óptimo. Así, contribuye a bajar de peso, controlar la presión arterial y la hipercolesterolemia, y a atrasar el deterioro cognitivo. La práctica habitual de ejercicio físico también ofrece protección contra enfermedades crónicas como la diabetes o el Alzheimer.

El seguimiento de la dieta mediterránea, además de ayudar a controlar el peso e incrementar la sensación de bienestar físico, mejora del funcionamiento de diversos órganos, como el riñón y el corazón. Asimismo, se ha descubierto que la tasa de mortalidad por cáncer es menor entre quienes la practican que en los países del norte de Europa o de América, que tienden a abusar más de comida rápida, los alimentos precocinados y las grasas.

 

dieta mediterránea verduras

 

Este patrón alimentario, que ha sido transmitido de generación en generación a lo largo de varios siglos en las regiones del Mediterráneo, ha ido evolucionando y acogiendo nuevos alimentos y modos de preparación, pero mantiene las propiedades y características que hacen de ella un modelo de vida saludable, y que pueden practicar personas de todas las edades y condiciones. Los productos son fáciles de conseguir y de preparar, y hay infinidad de recetas, tanto sencillas como más elaboradas, con las que obtener el máximo partido de esta dieta. Además, su importancia en el bienestar de los individuos no se limita al hecho de que se trata de una dieta variada, sana y equilibrada; también hay que tener en cuenta que su bajo contenido en grasas saturadas y azúcares, y su abundancia de vitaminas y fibra contribuyen a su riqueza en antioxidantes.

¿Es saludable la dieta mediterránea?

Es la dieta más saludable de todas las dietas. Según los expertos el factor saludable viene de viene determinado por el tipo de grasa que componen la mayoría de sus platos: la del aceite de oliva, el pescado y los frutos secos; pero también en la proporción de los nutrientes principales de sus recetas, que incluye casi siempre cereales y vegetales como la base y dejan la carne en una proporción menor a estos alimentos. La dieta mediterránea también es una dieta muy rica micronutrientes ya que se suele cocinar con verduras de temporada y especias.

 

Almendras, aperitivo, arpillera



Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies